Las protestas sacuden a la teocracia persa

24 de Septiembre de 2022

Las protestas estallaron en las calles de Teheran tras la muerte de Mahsa Amini, detenida por la policía moral por no llevar el hijab correctamente

Desde las aldeas más lejanas hasta las escaleras de la Universidad de Teherán, en la capital, las mujeres llevan la delantera a los hombres. Están al frente de las protestas y reúnen a las multitudes quemando sus hijabs (pañuelos en la cabeza) obligatorios, cortándose el pelo y bailando en público. Su causa inmediata es Mahsa Amini, una estudiante de 22 años, que murió el 16 de septiembre después de que la policía de la moralidad la golpeara, aparentemente por llevar un hijab suelto. Pero sus quejas se alimentan de cuatro décadas de restricciones religiosas que han recaído sobre todo en las mujeres. Tras una semana de disparos y muertes, sus protestas se están extendiendo.

Las restricciones sociales son las últimas de una oleada de medidas diseñadas para apuntalar la República Islámica mientras se encuentra un sucesor para el octogenario líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei. En los últimos años, el ayatolá ha purgado su régimen de reformistas y ha consolidado todos los poderes del Estado bajo el mando de fanáticos de confianza como Ebrahim Raisi, su presidente de línea dura.

Para reforzar el control, Raisi promulgó un decreto sobre el “hiyab y la castidad” que ha envalentonado a los escuadrones de la moral. Estos han retirado carteles de mujeres sin velo en los cafés y han ordenado a los propietarios que sustituyan las canciones por música instrumental. Sus hombres, vestidos de negro y armados con porras, han internado a cientos de mujeres en centros de moralidad para su “reeducación”, según un grupo de derechos humanos.

La batalla por la moralidad se ha tecnificado desde la revolución de 1979, cuando los matones islamistas gritaban “ya rusari ya tusari ” (“cúbrete o sufre”). En la actualidad, las autoridades planean utilizar un software de reconocimiento facial para detectar a las personas con poca ropa en el metro, y recientemente se ha añadido un icono a la aplicación de taxis Snapp! para denunciar a las pasajeras que no vayan bien vestidas. (Las mujeres rebeldes tienen su propia aplicación, Gershad, para denunciar y rastrear la ubicación de los escuadrones de la moral).

Por temor a las represalias, algunas manifestantes están borrando sus perfiles en las redes sociales. Otros se vuelven violentos. Los medios de comunicación estatales han informado de una serie de linchamientos de clérigos. Ocho fieles fueron apuñalados el 17 de septiembre en una mezquita de la ciudad sureña de Shiraz.

El régimen se siente agitado, no sólo por las protestas antirreligiosas, sino también por la perspectiva de disturbios económicos. Desde 2012, el PIB per cápita ha caído de más de 8.000 dólares a menos de 3.000. Incluso mientras los ingresos caen en picado, los precios se disparan. El régimen culpa a las sanciones estadounidenses del sufrimiento económico, pero las políticas de Raisi están agravando el colapso. Ha endurecido las restricciones a Internet. Los controles pueden dificultar el acceso a las noticias, pero también están asfixiando a las empresas.

Sin embargo, el gobierno no da señales de retroceder. Un ex apparatchik calcula que sólo necesita medio millón de leales para controlar a los 84 millones de habitantes de Irán. “Han aprendido de la caída del Sha a adoptar una postura ofensiva pase lo que pase”, dice Yaser Mirdamadi, un clérigo exiliado y pariente del Líder Supremo. Muchos esperan que, tras unos días más de matanzas, una cortina de miedo vuelva a descender sobre Irán. Como dice un padre en Teherán: “Los padres envolverán a sus hijas antes de dejarlas salir”.